Pregunta: Mientras que compraba superficies para mi remodelación de la cocina, he estado leyendo sobre cómo el granito es estadísticamente el más vendido cuando se usa para mesones de cocina. ¿Es esto cierto? Hay tantos productos frescos que apenas estoy aprendiendo. ¿Qué tiene el granito que lo hace tan bueno?

Respuesta: Es una realidad que el granito ha sido la mejor opción en las mesones de cocina durante décadas. El granito ofrece una riqueza y profundidad que trae un verdadero sentido de lujo a la cocina o dondequiera que se utilice en el hogar. Este ofrece una belleza única que es atemporal. Se puede tomar una remodelación de la cocina al siguiente nivel y a menudo se vuelve la pieza central de habitación. Sin embargo, lo que dices es correcto. Hay algunos productos hoy por hoy que ofrecen más durabilidad y menos mantenimiento. La respuesta corta a tu pregunta es que es simplemente una cuestión de preferencia personal. Para la respuesta más larga, sigue leyendo.

Una de las grandes cosas sobre el granito, además de su belleza permanente con el pasar del tiempo, es que cada placa es completamente única. Ninguna será exactamente igual a otra, incluso las que vienen de la misma cantera. Esto es porque se compone de diversos tipos de cristales y su color varía dependiendo de los minerales encontrados en cualquier pedazo de piedra.

Los colores más comunes incluyen blanco, gris, negro, rosa y naranja, aunque ocasionalmente verá verdes, marrones y azules también. El rango de colores y de patrones que se encuentran hace cada mesón único.

El granito es una sustancia dura, resistente a rayones y a altas temperaturas. Esta piedra es tan fuerte que cuando cortes en ella, dañarás tu cuchillo antes de dañar el mesón. Cuando está bien sellado, el granito puede soportar manchas y desgaste diario. Sin embargo, se requiere un sellado regular de vez en cuando para mantener la resistencia a las manchas, y el aspecto general en buen estado.

Sellado también evitarás que el granito absorba líquidos de cualquier derramamiento. Eso sí, debes tener precaución con los ácidos como el vino o el jugo de limón, si tu mesón esta hecho de cuarcita ya que estos pueden crear marcas de agua o puntos opacos.

No se uses limpiadores fuertes para limpiar encimeras de granito. Es preferible que limpies con un paño suave, agua tibia y un limpiador suave, como el jabón de cocina todos los días o un limpiador especializado en piedra como Ston Protec® Jabón líquido.

Si prefieres una superficie más barata o incluso sin necesidad de mantenimiento, esto podría significar no usar granito. Aunque el sellado de un mesón de granito es un trabajo fácil, si no quieres hacer esto anualmente, entonces una superficie de cuarzo, como nuestra marca Quarztone podría ser una mejor opción para ti, ya que nunca requiere sellado.

En resumen, si te gusta el aspecto único del granito y no te importa dar a tus mesones un poco de mantenimiento, esta una opción maravillosa para usar en un mesón. Cuando se cuidan bien, las placas de granito durarán toda la vida. Aunque requieren sellado anual, no es una tarea abrumadora. Si puedes limpiar una superficie, puedes sellarla.

Así, en Gramar contamos con gran variedad de diseños en granito. ¿No sabes cuál escoger? Visítanos y deja que nuestros profesionales de la piedra te asesores sobre esta maravilla de la naturaleza. Estamos seguros de que vas a encontrar lo que buscas. Llámanos al 601 724 51 20.